Próximas actividades

Próxima actividad: todavía sin concretar.

jueves, 30 de abril de 2015

De Val de San García a Arillares y Cifuentes

Dentro del programa de recorridos por los caminos que unen pueblos en el municipio de Cifuentes, este próximo sábado 30 de mayo vamos a recorrer el antiguo camino que unía Val de San García con las casas de Arillares (hoy despoblado) y desde allí iremos también por el camino antiguo hasta Cifuentes. Puedes bajarte de aquí el folleto (díptico) de la excursión, y de aquí el cartel anunciador. También hemos hecho unos archivos KML (GoogleEarth) y GPX (para GPS) que te puedes bajar para ver la ruta en GoogleEarth o con tu GPS. Para saber mejor de qué van estas jornadas que llevamos haciendo desde 2012, en este otro enlace puedes ver la entrevista que hicieron a nuestra historiadora Luisa Alcázar en TVGuadalajara con motivo de la jornada de marzo del año pasado.


En cuanto a la logística para este próximo sábado 30 de mayo, la salida oficial será andando desde la plaza de Val de San García a las 9:30. No hace falta reservar. Basta con presentarte en la plaza a las 9:00 de la mañana si quieres hacer la visita guiada por el pueblo, o antes de las 9:30, que es cuando empezaremos la marcha. Os recordamos que en Val de San García no hay tienda, así que, si venís desde lejos (Madrid, Guadalajara, Alcalá, etc.) y queréis aprovechar antes para comprar pan en Cifuentes, saldremos en vehículos desde la plaza de Cifuentes a las 9 de la mañana en dirección a Val de San García.

Calle de Val de San García.
Tenemos mucho que ver y comentar a lo largo del camino, así que lo más probable es que la llegada a Cifuentes sea en torno a las 2:30 o 3:00 de la tarde. Al mediodía haremos una parada en la Casa de Arillares para beber agua del manantial y tomar un tentempié cada cual con lo suyo y engañar un poco al estómago hasta que lleguemos al final. La distancia total es de unos 11,5 km, con algunas subidas y bajadas (mira el díptico), y al llegar al final los conductores serán transportados de vuelta a Val de San García a por los coches. Una vez en Cifuentes, iremos a comer al parque de los Manantiales y compartir mientras descansamos un rato. Para quien siga con más ganas de marcha, después del café haremos una visita guiada por el pueblo y si alguien queda con ganas, acabaremos con la tradicional velada con la que tratamos de recuperar la costumbre de cantar los sucesos del día.

Morfología de torreones en las dolomías cretácicas del entorno de la Casa de Arillares.
No debería hacer falta decirlo pero, como siempre, recomendamos a los participantes estar atentos al pronóstico del tiempo atmosférico (se puede consultar en este enlace). Ya sabemos que en primavera el tiempo es cambiante, así que estad al tanto por si hay que llevar gorro y crema solar, o paraguas y chubasquero. En cualquier caso, para andar por el campo siempre es importante llevar un calzado adecuado y pantalón largo, por aquello de las piedras y los pinchos. Pero es que en esta ocasión ya sabemos que el camino es especialmente pedregoso, así que conviene llevar buen calzado que proteja los tobillos de posibles torceduras.
El antiguo Hospital del Remedio de Cifuentes.
Esta jornada es una actividad gratuita organizada por el Ayuntamiento de Cifuentes, con la colaboración de las vecinas y vecinos de Val de San García y Cifuentes. Para obtener más información se recomienda consultar la página web del Ayuntamiento de Cifuentes, llamar al teléfono 949810833 (sábados de 11 a 2 y de 5 a 8, domingos y festivos de 11 a 2) o escribir al correo electrónico turismo(arroba)cifuentes.es

Fachada con ventana en una casa de Val de San García.
A lo largo del recorrido veremos que algunos tramos del antiguo camino han sido arados y cultivados, o se han perdido entre la vegetación por el abandono de las últimas décadas. Pero el catastro y los mapas antiguos no engañan, así que sabemos por dónde iba el camino y con el tiempo esperamos recuperar el acceso. Como ya comentábamos en otra entrada al blog, mantener estos caminos en sus tramos de senda es una labor que nos va a quedar por delante si queremos que sigan uniendo pueblos y uniendo gente. El programa completo de jornadas de patrimonio para este año se puede consultar en este enlace. Todas ellas son el último sábado de mes, desde febrero hasta junio.

¡Nos vemos allí!

miércoles, 29 de abril de 2015

El camino de Gárgoles de Abajo a Gualda


“En abril, aguas mil”, dice el refrán popular. El sábado 25 de abril mirábamos al cielo desde Gárgoles de Abajo. Cientos de nubarrones grises barruntaban lluvia y el ánimo se mantenía expectante. A las 9:30, como de costumbre, una veintena de personas comenzamos la visita guiada a Gárgoles de Abajo. Mientras tanto, seguían llegando más participantes, y varios voluntarios nos iban calentando el chocolate y preparando café con leche y bizcochos, por gentileza del Taller de Medio Ambiente de CCOO de Madrid, que en esta ocasión venían de invitados. También el Ayuntamiento pedáneo, y los vecinos y vecinas de la localidad, aportaron bollería variada y productos caseros: Matilde las rosquillas, Cecilio el licor...

Preparando el chocolate para el desayuno.
A las 10:30, presentación de la actividad y de los guías, recomendaciones logísticas, y foto de grupo delante de la casa que fue de Juan Béjar. ¡En marcha! Más de cien personas de todas las edades. Las nubes seguían grises y amenazantes sobre nuestras cabezas. El campo, de un verde intenso, nos aguardaba salpicado de flores multicolores.

Saliendo de Gárgoles, con la ermita de Santa Lucía al fondo.
En la salida de Gárgoles, comentario sobre Camilo José Cela a su paso por la localidad en su Viaje a la Alcarria, el puente medieval sobre el río Cifuentes (que aquí llaman río Negrillo), la Rubia peregrina, una planta que sirvió para inventar el velcro, y otra que sirve de cicatrizante…

Primera parada en Santa Lucía, una ermita situada a las afueras de Gárgoles de Abajo, donde Luisa nos narra la historia de la Santa y el origen de la festividad. Alejandro nos habla de la cicuta, que aquí llaman “perejil de perro”, y de sus propiedades como purgante... y como veneno.

Por el Pozanco, algunos agricultores han arado sobre el camino antiguo.
A partir de aquí, el numeroso grupo se fue estirando por el camino y se volvió difícil la interdisciplinariedad que tanto nos gusta en estas jornadas, así que hicimos grupos temáticos (geología, botánica e historia) en torno a cada uno de los especialistas y según las preferencias. Más de uno de los participantes sufría porque no quería perderse ninguna explicación y le fallaba el don de la ubicuidad…
Agallas y flores en un quejigo, que por aquí llaman roble (Quercus faginea).
Pasado el primer repecho fuerte y la impresionante panorámica desde arriba, bajamos una pendiente pronunciada y en una pradera, cual romeros, paramos a descansar y a tomar un tentempié. Luisa nos habló de “Los Mayos” una interesante tradición que se repite en estas fechas en los pueblos de la zona. Las vecinas y vecinos de Ruguilla y de Gárgoles de Abajo nos invitaron a ir a su pueblo a celebrarlos la noche del 30 de abril. Una vez más, nos gustaría poder ir a cada uno de ellos...

Descanso y tentempié en la Hoya Somera.
En la Hoya Torres también han arado sobre el camino antiguo.
Alejandro nos va contando cosas sobre las plantas y restos de animales que vamos viendo.
Con la energía que proporciona el rato de descanso y avituallamiento, emprendimos de nuevo la marcha por el mosaico de olivares, pinares, prados, encinas y robles. Subimos la empinada cuesta arriba y en la bajada la tristeza se apodera del grupo al observar los destrozos causados para la concentración parcelaria: quemas descontroladas, movimientos de tierra sin sentido, vertidos que bloquean e incluso ciegan el camino antiguo, marginas destrozadas y muros de piedra seca de facción perfecta reducidos a montonera de piedras…

Con Gualda a la vista.
Después, cuesta abajo por el antiguo camino, llaneamos y, por fin, a lo lejos… ¡Gualda! ¡Ya llegamos! ¡Y qué recibimiento! Estaba previsto visitar la cueva-bodega de Mariano Bravo, pero para nuestra sorpresa, sus familiares y amigos, vecinos y vecinas de Gualda, nos habían preparado un magnífico aperitivo: refrescos, vino del lugar, encurtidos y otros productos locales. A más de uno, el refrigerio le distrajo de entrar en la cueva.

Buenos vinos se crían en la cueva (bodega) de Mariano en Gualda.
Un vino y un aperitivo mientras esperamos a entrar en la cueva por turnos.
Participantes de Masegoso, Gualda y Gárgoles de Abajo.
Las nubes parecían habernos seguido todo el camino y ahí seguían vigilantes y amenazantes, pero sin decidirse. ¿Se nos estropeará el picnic? En las mesas del pinar junto a la ermita sacamos las viandas y, como de costumbre, compartimos comida y charla, vino y canciones, licor y postres.

Cantando las letras que Matilde había escrito con la música de "Clavelitos".
Compartiendo los buenos momentos...
...es como se fortalecen las amistades.
Por la tarde, visita a la ermita, que más bien parece iglesia por el tamaño que tiene. No llueve y, definitivamente, parece que las nubes han accedido a respetarnos.

Un grupo va a visitar Gualda y la necrópolis altomedieval, mientras otro se dirige al bar a tomar un café. Los del Taller de Medioambiente tienen que regresar pronto a Madrid y no se pueden quedar a la visita, pero no perdonan unas cuantas canciones tradicionales con Enrique y su rabel.

Cantando coplas al rabel con la melodía de "rabeladas a lo pesao".
¡Imposible evitar cantar el "Grándola vila morena" siendo 25 de abril! Un homenaje merecido a la revolución de los claveles y a nuestros hermanos portugueses que supieron liberarse de su dictadura.
Finalizada la visita del pueblo, ¡todos a cantar y a bailar! Pilar Villaverde, nuestra coplera oficial, nos regaló unas coplas para la ocasión. Rocío e Isabel se bailaron unas jotas al son de Enrique con la armónica y el ritmo que marcaba Aniceto. La velada continuó hasta las 8 de la tarde, cafés y copas de por medio.

Cantando las coplas de Pilar.
No hace falta mucho para animarse a bailar la jota...
¡Hasta la próxima jornada de caminos entre pueblos! Será de Val de San García al despoblado de Arillares y de allí a Cifuentes. No olvidéis nuestra cita del sábado 30 de mayo.

¡Gracias a Eduardo, Enrique, Fernando, Manuel y Pilar por las fotos!

viernes, 10 de abril de 2015

De Gárgoles de Abajo a Gualda

Dentro del programa de recorridos por los caminos que unen pueblos en el municipio de Cifuentes, este próximo sábado 25 de abril vamos a recorrer parte del antiguo camino entre Gárgoles de Abajo y Gualda. Puedes bajarte de aquí el folleto (díptico) de la excursión, y de aquí el cartel anunciador. También hemos hecho un archivo KMZ que te puedes bajar de aquí para ver la ruta en GoogleEarth. Para saber mejor de qué van estas jornadas que llevamos haciendo desde 2012, en este otro enlace puedes ver la entrevista que hicieron a nuestra historiadora Luisa Alcázar en TVGuadalajara con motivo de la jornada de marzo del año pasado.
El recorrido aprovecha dos variantes de los antiguos caminos entre Gualda y Gárgoles de Abajo.
En cuanto a la logística para este próximo sábado 25 de abril, la salida oficial será andando desde la plaza de Gárgoles de Abajo a las 10:30. No hace falta reservar. Basta con presentarte en la plaza a las 9:30 de la mañana si quieres hacer la visita guiada al pueblo, a las 10 para el desayuno que nos van a ofrecer, o antes de las 10:30, que es cuando empezaremos la marcha. Os recordamos que en Gárgoles de Abajo no hay tienda, así que, si venís desde lejos (Madrid, Guadalajara, Alcalá, etc.) y queréis aprovechar antes para comprar pan en Cifuentes, saldremos en vehículos desde la plaza de Cifuentes a las 10 de la mañana en dirección a Gárgoles de Abajo.

Interior de una de las cuevas - bodega que veremos al salir de Gárgoles de Abajo.
Tenemos mucho que ver y comentar a lo largo del camino, así que lo más probable es que la llegada a Gualda sea en torno a las 2:30 de la tarde. Por el camino pararemos en alguna de las fuentes que hay junto al camino, para tomar un tentempié cada cual con lo suyo y engañar un poco al estómago hasta que lleguemos al final. La distancia total es de unos 10 km, con algunas subidas y bajadas (mira el díptico), y al llegar al final los conductores serán transportados de vuelta a Gárgoles de Abajo a por los coches. Una vez en Gualda, visitaremos una de las cuevas que se usan como bodega para hacer el vino, y después iremos a comer junto a la ermita y compartir mientras descansamos un rato. Para quien siga con más ganas de marcha, después del café haremos una visita guiada por el pueblo y si alguien queda con ganas, acabaremos con la tradicional velada con la que tratamos de recuperar la costumbre de cantar los sucesos del día.
Igual que en la jornada de patrimonio del 25 de mayo de 2013, esta vez también tendremos "las Tetas a la vista".
No debería hacer falta decirlo pero, como siempre, recomendamos a los participantes estar atentos al pronóstico del tiempo atmosférico (se puede consultar en este enlace). Sabemos que puede hacer fresco y parece que no lloverá, pero estad al tanto por si hay que llevar gorro y crema solar, o paraguas y chubasquero. En cualquier caso, para andar por el campo es importante llevar un calzado adecuado y pantalón largo, por aquello de las piedras y los pinchos.

Gualda se sitúa sobre un cerro con defensas naturales.
Esta jornada es una actividad gratuita organizada por el Ayuntamiento de Cifuentes, en este caso con la colaboración del Taller de Medio Ambiente de CCOO de Madrid, y de las vecinas y vecinos de Gárgoles de Abajo y Gualda. Para obtener más información se recomienda consultar la página web del Ayuntamiento de Cifuentes, llamar al teléfono 949810833 (sábados de 11 a 2 y de 5 a 8, domingos y festivos de 11 a 2) o escribir al correo electrónico turismo(arroba)cifuentes.es

En esta ocasión, contaremos con un nutrido grupo de participantes de este colectivo, que también colabora en la organización y patrocinio de la jornada.



A lo largo del recorrido veremos que algunos tramos del antiguo camino han sido arados y cultivados, o se han perdido entre la vegetación por el abandono de las últimas décadas. Pero el catastro y los mapas antiguos no engañan, así que sabemos por dónde iba el camino y con el tiempo esperamos recuperar el acceso. Como ya comentábamos en otra entrada al blog, mantener estos caminos en sus tramos de senda es una labor que nos va a quedar por delante si queremos que sigan uniendo pueblos y uniendo gente. El programa completo de jornadas de patrimonio para este año se puede consultar en este enlace. Todas ellas son el último sábado de mes, desde febrero hasta junio.

¡Nos vemos allí!

jueves, 9 de abril de 2015

El camino de Sotoca a Ruguilla y de Ruguilla a Huetos



El sábado 28 de marzo, puntuales, a las 9:30, comenzamos la visita guiada a Sotoca de Tajo  una docena de personas, con un sol radiante que nos acompañaría durante toda la jornada. Iniciamos la ruta desde el lavadero situado junto al frontón, y por detrás de la fuente de la plaza ascendimos hacia la iglesia de porte románico en la que destaca la espadaña construida con sillares de piedra de toba bien labrada. Desde el portalillo, Luisa nos muestra una estela altomedieval empotrada en el muro de la iglesia, similar a lo que vimos en Moranchel. De allí nos encaminamos hacia la ermita de San Martín de Finojosa, un santo que murió precisamente en este lugar en el siglo XII, cuando volvía de visitar a los frailes del cercano monasterio de Santa María de Óvila.

Introducción y presentaciones junto a la iglesia de Sotoca antes de empezar el camino.
A la vuelta de la visita guiada nos encaminamos al bar a tomar un café y esperar al resto de los participantes. En este ocasión nos juntamos unos sesenta, esta vez de todas las edades: niños, jóvenes, mediana edad y hasta octogenarios. Y además nuestra jornada tuvo un carácter internacional, ya que nos acompañó un matrimonio norteamericano.


Alejandro nos cuenta qué son los agallones y cómo se forman.
Iniciamos la ruta por la parte alta del pueblo camino de Ruguilla. Alejandro nos iba mostrando la vegetación: varios tipos de sabinas y enebros, las aulagas o aliagas, gayuba, aladierno… A la sombra de un roble (también llamados quejigos o rebollos) observamos los agallones o agallas. Hay quien los confunde con los verdaderos frutos, que son las bellotas, pero que realmente son resultado del recrecimiento de tejido vegetal en torno al huevo puesto por un insecto himenóptero de la familia de los cinípidos y conocido como avispa de las agallas.


La arqueología industrial incluye el estudio de los materiales utilizados en los ingenios.
Enrique y Luisa nos hablaron sobre las ruedas de molino y sobre unas canteras de toba cercanas, de las que se extrajeron piedras circulares y donde aún queda alguna a medio sacar. En Ruguilla se han utilizado como base para la prensa del vino en alguna bodega y tal vez procedan de algún molino cercano.


En un determinado momento, Luisa nos rogó silencio para escuchar una fuente, cuyo sonido le da nombre: la Fuente de la Ruidera. Ya en Ruguilla, Isabel, Miguel y su familia nos invitaron a todos a un aperitivo con vino de su propia cosecha. ¡Gracias, todo riquísimo! y ¡Cómo repusimos fuerzas!
Un recibimiento así no se puede rechazar.
Cantando algunas estrofas de los mayos de Ruguilla en la puerta de la Ermita de la Soledad.
En marcha de nuevo, recorrimos parte del pueblo mientras Isabel y Luisa nos iban contando cosas de su historia, monumentos y tradiciones como los mayos. Y hasta nos cantaron algunas estrofas. Recordad que este año, como siempre, nos esperan para los mayos la noche del 30 de abril en varios de los pueblos del municipio.


Cuesta arriba, pasamos por la puerta de algunas cuevas-bodega, camino ya de Huetos. En lo alto, Raúl nos habló de un antiguo río que estuvo allí hace miles de años y de las evidencias que dejó su huella.


Raúl nos ayudó a interpretar un aspecto geológico insospechado del paisaje del entorno de Ruguilla.
Más adelante vimos unos chozones de piedra tobácea, seguramente hechos por los pastores hace cientos de años. 


Uno de los chozones de Los Llanos.
Al comenzar la bajada a Huetos, a lo lejos, se veía un cerro con los estratos dispuestos en dos direcciones diferentes. Raúl, Enrique y Alejandro nos contaron que eso se llama discordancia y nos explicaron cómo se debió originar.


Discordancia entre los estratos inferiores inclinados y los superiores horizontales.
Ya en Huetos, buscábamos la sombra y el descanso. Nuevamente, nos recibieron con un aperitivo y delicioso vino del lugar, al que añadimos nuestras viandas y repusimos fuerzas. ¡Gracias tan fabulosa acogida!


Comiendo junto a la antigua escuela de Huetos.
Parada en la entrada del cementerio de Huetos durante la visita guiada por Luisa.
Después de comer, hicimos una visita guiada a la pequeña localidad y, para terminar, un refresco en el bar y canciones populares. Enrique, que esta vez no nos pudo acompañar, nos dejó escrita en el díptico una seguidilla a la que Isabel le puso música y ritmo. Miguel acompañó a la guitarra y Begoña, Luisa y Pilar cantaron unas coplas que hubo que modificar un poco para el momento y la ocasión ya que faltaban Enrique y su rabel, y Pilar, nuestra coplera, no lo había previsto. Mayos, jotas y seguidillas animaron el final de una jornada de patrimonio de lo más completa.

Los buenos momentos mejor compartidos en buena compañía.
¡Hasta la próxima jornada de patrimonio por los caminos que unen pueblos, de Gárgoles de Abajo a Gualda! No lo olvidéis, será el próximo 25 de abril.

Muchas gracias a Eduardo, Enrique y Fernando por las fotos.



Coplas para la jornada de Sotoca - Ruguilla - Huetos

No podemos cantar bien / en este acontecimiento,
hasta que el amigo Enrique / tenga a punto el instrumento. (1)

Venimos desde Sotoca, / andando por el camino,
entre romeros y aliagas, / encinas y también pinos.

A la derecha hemos visto / las dos Tetas de Viana,
esas que muchos las ven / pero ninguno las mama.

Hemos bebido buen vino / del que hacen en Ruguilla,
de ese que entra por la boca / y sale por la…

Hemos llegado hasta Huetos / al final del recorrido
y todos en este pueblo / hemos comido y bebido.

Caminando entre los pueblos / hacemos nuevos amigos,
“Unir pueblos y unir gente” / es nuestro gran objetivo.

Y cantando estas coplillas / terminará la jornada,
lo hemos pasado muy bien, / pero hay que volver a casa.

Esperamos en la próxima / volvernos a reunir,
desde Gárgoles a Gualda / nos toca ir en abril.

Así que, nos vemos pronto, / en la próxima salida.
Hasta entonces, para todos, / ¡buena suerte y alegría!


© Pilar Villaverde, marzo de 2015.Al final de la marcha Sotoca-Ruguilla-Huetos


(1) Nota: a falta del rabelista, esta copla se cantó realmente con esta otra letra:
 No podremos cantar bien / en este acontecimiento
porque nuestro amigo Enrique / no nos toca el instrumento.