Próximas actividades

Próxima actividad: todavía sin concretar.

miércoles, 4 de marzo de 2015

El camino de Moranchel a Gárgoles de Arriba



Este sábado 28 de febrero hemos comenzado en Moranchel las Jornadas de Patrimonio del 2015. También había sido Moranchel en 2013 el escenario de la inauguración de las jornadas. En aquella ocasión, se vistió de gala y nos recibió con alfombra blanca y temperaturas bajo cero. Entonces, a pesar de la nevada, participamos más de treinta personas. Esta vez, el sol hizo acto de presencia después de varias semanas de lluvia... ¡y menos mal! Porque, de lo contrario, el camino lleno de barro habría sido harto dificultoso.

Teresa Díaz explicando la historia de Moranchel.
A las 9:30, según lo previsto, de la mano de Teresa Díaz, historiadora del Arte, investigadora y natural de Moranchel, y de Luisa, de la oficina de turismo, y una veintena de personas, comenzábamos la visita guiada. Camino de la iglesia pasamos junto a “La Panadería” y “La Casa de la Calle Buscarruido”, dos de los trampantojos de la artista local, Asunción Vicente.

¡Qué buena pinta tiene todo lo del escaparate! Una pena no poder entrar a comprar...

Vimos el exterior de la iglesia, la estela medieval y el llamado “Pico de la Torre”, dónde nos decía Teresa que es muy probable que hubiese habido una pequeña torre formando parte de un entramado defensivo en comunicación con el castillo de Cifuentes. Luisa señaló el carácter religioso que aún se mantiene en el pequeño cerro y los posibles orígenes remotos de su carácter sagrado.

Presentación del equipo de guías: Alejandro, Luisa y Enrique.
A la vuelta nos encaminamos al bar a tomar un café y unos deliciosos bollos que nos tenían preparados los vecinos de Moranchel. El bar estaba lleno y el entorno del mismo también. Ya éramos casi ochenta y sin más dilación comenzábamos el recorrido.


Felipe nos cuenta por dónde iba antes el camino.
Por el camino, y después de subir y bajar un repecho, Felipe nos contó por dónde iba el camino antiguo, antes de que la nueva carretera y la concentración parcelaria facilitasen su borrado en algún tramo.

Enrique intentando transmitir lo que significa un millón de años.
Después de pasar el interfluvio entre las cuencas de los ríos Tajuña y Cifuentes, parábamos para retomar el aire y escuchar a Enrique que nos remontaba millones de años atrás, haciéndonos imaginar el paisaje de aquel entonces y el origen de lo que vemos ahora. Alejandro también nos hablaba de la vegetación, de los pinos verdeciendo y el romero floreciendo.

Uno de los pocos tramos en que se pierde el camino antiguo de Moranchel a Gargolillos.
A la hora del ángelus, como antiguamente: el almuerzo. En el paraje llamado San Roque Lejos, junto a la fuente, nos tomamos un tentempié. Parecíamos unos romeros diseminados en grupos en la pequeña pradera. Como había llovido estos días atrás, la explanada estaba verde como en primavera y el sol nos daba calor.


Junto a la fuente y abrevadero de San Roque Lejos.
Luisa nos habló de despoblados y de la peste del siglo XIV, esa enfermedad terrible que arrasó la población del continente europeo en un 70% y la de la Península Ibérica en un 50%. Nos contó que allí hubo una ermita dedicada a San Roque, patrón de los apestados. Alejandro nos habló de las características de la enfermedad y del mecanismo de trasmisión a través de los roedores y de una pulga que hacía de vehículo de trasmisión entre ellos y los seres humanos, y la curiosa forma que tenía de hacerlo.


Foto de familia. ¡Ahí descubrimos que éramos unos 80!
Recobradas las fuerzas, continuamos el camino, ya todo cuesta abajo, hasta Gárgoles de Arriba. Junto a la picota de la entrada nos hicimos la foto de grupo. ¡Nunca habíamos sido tantos en la primera jornada! Un poco más abajo, veíamos muchas cuevas bajo las casas. Delante de una de ellas, Enrique aprovechó para contarnos porqué hay tantas y el tipo de roca, la toba, en la que están horadadas.


Comiendo en la cueva de la familia Recuero
Calle abajo, el bar y la tienda. Descanso. Allí estaba María Recuero con la llave de la cueva de su familia. La cueva, muy grande, con botellas y garrafas de vino, y con dos mesas donde nos acomodamos dos grupos para devorar la comida que aún quedaba  en nuestras mochilas: tortilla, empanadas, queso, chorizo, pimientos... Todo extendido en las mesas para probarlo, y regado con el vino que tan amablemente nos ofreció Domingo Recuero, el dueño de la cueva. Cómo éramos más de cincuenta, tuvimos que habilitar otra mesa más en la calle, a la entrada de la cueva, y trasegábamos las viandas de fuera a dentro y de dentro a fuera.

Parada obligada para ver el ábside de la iglesia en la visita guiada
Café en el bar y visita guiada a la localidad. ¡Magnífico ábside románico el de su iglesia! Piedra de toba en sus muros, observamos todos, pues gracias a Enrique ya sabermos cómo distinguirla. Emma García, arquitecto y asistente a la jornada, nos dio su opinión sobre el uso de este tipo de roca en el edificio. Luego, Luisa nos habló de costumbres como “Los Mayos” y “El Gallo”, que aún se mantienen en Gárgoles y otras pedanías de Cifuentes.

Cantando rabeladas sobre la jornada... ¡y algunas picantes que se sabe Isabel!
Con costumbres y tradiciones terminamos la jornada de nuevo en la cueva, bebiendo licor de Morillejo y cantando coplas populares acompañadas de guitarra, rabel y botella. Pilar Villaverde, de Masegoso, nos trajo unas coplas sobre las jornadas, y con Begoña y Enrique escribieron otras especialmente para la ocasión:


Hoy hemos venido muchos / y lo hemos pasao muy bien;
por el camino venimos / desde el mismo Moranchel.

Los trampantojos de Asun / no se pueden mejorar;
nunca se ha visto en la Alcarria / una cosa similar.

Salimos de Moranchel, / vamos por San Roque Lejos,
hasta Gárgoles de Arriba / por este camino viejo.

A la mitad del camino / nos han hablao de San Roque
y de la historia la peste, / que ojalá nunca nos toque.

Acabamos en la cueva / de la familia Recuero;
nos han invitao a vino / el Domingo y la Consuelo.

Qué buena gente hay aquí, / yo de seguro que vuelvo
a conocer más paisajes / y caminos que unen pueblos.


Y aquí el enlace a la música con la que cantamos las coplas, que es una melodía tradicional conocida como "rabeladas a lo pesao al modo del Alto Campoo".

¿Cuándo es la próxima jornada?, se preguntaban unos a otros al despedirse, con la añoranza de algo que termina y la esperanza de volver a encontrarnos y disfrutar en la próxima. Pues... ¡hasta el 28 de marzo, que iremos de Sotoca a Huetos pasando por Ruguilla!

Y gracias a Eduardo, Enrique y Fernando por las fotos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario