Próximas actividades

Próxima actividad: Jornada de patrimonio por el camino antiguo de Canredondo a Oter (sábado 28 de abril).

miércoles, 11 de abril de 2018

De Canredondo a Oter

El próximo sábado 28 de abril tendrá lugar la tercera Jornada de Patrimonio prevista para este año 2018 por el Ayuntamiento de Cifuentes, recorriendo una de las variantes del antiguo camino de Canredondo a Oter. Se trata de una ruta por las parameras del interior de Guadalajara en las estribaciones del Parque Natural del Alto Tajo.



Esquema del recorrido de Canredondo a Oter en el mapa del IGN de hace un siglo.
Esta tercera jornada comenzará en el frontón de Canredondo a las 9:30 con una visita guiada por el pueblo. Antes, a las 9:00, está prevista la salida de la Plaza Mayor de Cifuentes para aquellos que quieran compartir vehículo. A las 10:00 será la salida andando hacia Oter. La llegada será sobre las 14:00, visitando antes y después de comer algunos lugares de interés en Oter. Una empresa de apicultores locales invitará a una degustación de sus productos, y a continuación los participantes que lo deseen podrán comer con lo que hayan traído en una cueva-bodega local.
El bar de Canredondo ofrece bebidas y bocadillos para llevar, que deberán ser encargados con anterioridad en el teléfono 697601494 (Elena). De todas formas, tanto en Cifuentes como en Sacecorbo hay restaurantes que ofrecen buen menú a buenos precios.



Perfil del recorrido (escala vertical exagerada).
La distancia total del recorrido es de unos 10 km de dificultad media, por un camino llano o con pendiente (hasta 30%) en algún tramo, tanto de subida como de bajada. En algunos tramos intentaremos recuperar el camino antiguo donde ya se ha borrado, caminando en fila india: "Al andar se hace camino". Una vez en Oter, se transportará a los conductores de vuelta a Canredondo para recoger sus coches, y se coordinará el transporte de vuelta para las personas de Canredondo que lo deseen. Se recomienda llevar calzado adecuado, gorra y protección solar o para la lluvia, así como agua y algún tentempié. Predicción del tiempo atmosférico disponible en este enlace.


Cartel con el programa específico de esta tercera jornada de 2018.
Se trata de una actividad gratuita organizada por el Ayuntamiento de Cifuentes en colaboración con las vecinas y vecinos de Canredondo y de Oter. No hace falta reservar. Para obtener más información se recomienda llamar al teléfono 949810833 en horario de apertura de la Oficina de Turismo de Cifuentes: sábados de 11:00 a 14:00 y de 17:00 a 20, y domingos y festivos de 11:00 a 14:00. También puede escribir al correo electrónico: turismo@cifuentes.es

Documentación disponible:

- Folleto (díptico) con el programa de la actividad y mapa del recorrido (PDF de 750 Kb).

- Cartel para imprimir, con el programa general de jornadas de patrimonio para 2018, en formato PDF (290 Kb) y en formato JPG (1 Mb).

- Cartel para imprimir, con el programa específico de esta jornada de Canredondo a Oter, en formato PDF (0,3 Mb) y en formato JPG (1 Mb).

- Archivo KMZ del recorrido (para ver con GoogleEarth, GoogleMaps u otros geolocalizadores).

lunes, 9 de abril de 2018

Crónica de la jornada de Solanillos del Extremo a Gárgoles de Arriba


Hoy sábado 24 de marzo, día frío y ventoso, vamos concentrándonos en la plaza de Solanillos del Extremo para comenzar la segunda jornada de patrimonio prevista para este año. Poco a poco van llegando los participantes y, para resguardarnos del viento, nos vamos reuniendo en el interior de la Iglesia Parroquial del Apóstol Santiago. Allí mismo, Enrique y Luisa nos hacen las presentaciones de rigor y nos cuentan el programa del día.

En la iglesia, Luisa y Enrique hacen la presentación de la jornada.
La bóveda central muestra cruces de Santiago, y lunas que simbolizan el Islam.
Visitamos la iglesia en la que observamos bastantes curiosidades que nos indican unas vecinas de Solanillos y también Luisa. En la Guerra Civil destruyeron una estatua de Santiago de bronce y el retablo que tenía 18 columnas. Hay una talla de Cristo atado a la columna que los vecinos sacan en procesión en su fiesta principal, que se celebra en agosto. Subimos hasta lo más alto de la torre de la iglesia, una de las de la comarca que se encuentra a mayor altura, desde donde se divisan muchos pueblos, aunque el fuerte viento nos impide quedarnos mucho rato en la contemplación.

El campanario de Solanillos es de los más altos de la comarca.
Callejeando, acompañados por Felicitas y Mª Cruz, vecinas del lugar, vemos el solar donde estuvo el horno, que se conservó bien hasta hace pocos años, pero que ahora ha quedado reducido a un montón de piedras.

Junto a los restos del horno nos cuentan sobre su funcionamiento...
...mientras el viento arrecia y el frío nos obliga a juntarnos y a buscar el sol.
Pasamos junto a una corte, lugar donde se guardaban los cochinos y que recibe este nombre en las provincias de Cuenca y Guadalajara, y también en algunas zonas de Madrid y Teruel limítrofes con las primeras. Más adelante, pasamos junto a unas piqueras, nombre que dan aquí y en otros pueblos de La Alcarria a los agujeros situados en la parte alta de las cuevas-bodega y que se usaban para echar las uvas que iban a ser pisadas o prensadas. En otros pueblos también las llaman luceras.

Sin alevosía, a lugar donde se ceba a los cerdos se le llama "las cortes".
Gregoria no ha podido estar hoy con nosotros porque no anda muy bien de salud, pero el otro día nos contó que hubo en Solanillos una almazara de sangre, en la que la prensa se mueve por tracción animal, y a dónde cada familia que iba a moler tenía que llevar sus propias caballerías. Hubo un intento de convertirlo en museo, pero al final no se hizo. Hace años había muchos olivos, pero hoy ya están abandonados en su mayor parte.

Junto a las eras nos cuentan que era el lugar donde el Domingo de Resurrección, en la Procesión del Encuentro, confluían las mujeres con la Virgen y los hombres con el Niño Jesús.

La pila baustimal de la antigua iglesia románica de El Villar es hoy pilón de fuente.
El viento sopla fuerte camino de la Ermita de la Soledad, una pequeña pero preciosa iglesia románica. Junto a ella hay una fuente en la que vemos una pila bautismal bastante degradada. Nos dicen que la pila procede de un pueblo abandonado al que llaman El Villar y del que cuentan que hubo una boda en la que todos sus habitantes estaban invitados y que murieron envenenados.

Hoy no somos muchos comparando con los que solemos ser en otras ocasiones. Hace frío y el viento acentúa más aún esa sensación. 


A las afueras del pueblo nos espera una gran sorpresa: la Fuente del Pozo. ¡Una fuente monumental! ¡Es preciosa y enorme para estar en un pequeño pueblo de La Alcarria! Luisa nos dice que Juan José Bermejo, que ha escrito un libro sobre las fuentes de La Alcarria, la fecha en el siglo XVI. Al parecer, recibe el agua de dos manantiales diferentes.


Enrique nos explica que lo más probable es que el de enfrente, de agua más dura, venga de las calizas que hemos visto arriba, y el del costado derecho, de agua más dulce, debe venir de las areniscas. El conjunto monumental de la Fuente del Pozo está situado junto al Camino de Carlos III, por el que el monarca se dirigía desde Madrid hacia los Baños de Trillo.

Comenzamos la marcha, dejando detrás la fuente y el pueblo.
Por el camino, una vez entramos al valle, el viento ya no sopla tan fuerte y caminando dejamos de tener frío. ¡Qué día tan malo! Pero nos consolamos pensando que podría ser peor. ¡Por lo menos no llueve!

Raúl nos habla sobre la Sierra de Altomira.
Enrique nos habla de la caliza del páramo de La Alcarria que filtra el agua entre sus grietas. El agua circula hacia debajo hasta que llega a una capa de arcilla que hace que salga por varios sitios en la ladera de la montaña. Raúl nos dice que estamos encima la continuación de la Sierra de Altomira que, como se mete en el terreno por debajo, no la podemos ver. Enrique trae un esquema que nos ayuda a entenderlo.

Enrique explica qué es eso del Mioceno de la cuenca del Tajo.
Aunque se supone que ya ha empezado la primavera, por el camino hay pocas flores todavía. Tan sólo pequeños brotes en algunos romeros. El suelo húmedo está más blando y vamos viendo huellas de diferentes animales. Alejandro, Alberto y Meme, los tres biólogos, e Inés, estudiante de biología, van identificando las huellas y aves, y contándonos curiosidades.

Huellas de tejón en el camino.
¿Quién se anima a buscar el trazado del camino antiguo?

La última recta antes de llegar a Gárgoles.

Ya en Gárgoles de Arriba, nos hacemos la foto de grupo y nos dirigimos hacia el bar y la cueva de María Recuero. En el portal de la cueva nos espera Miguel con una degustación de miel, queso, alajú y una rica limonada. ¡Qué rico todo y que bien sienta después de la caminata! ¡Muchas gracias!

Pintada en el frontón con el nombre por el que también se conoce al pueblo.
Foto de familia.
Ábside románico de la iglesia de Gárgoles de Arriba.
Visitamos la iglesia de la localidad. Tiene un ábside románico que observamos desde fuera. También vemos en la construcción la piedra de toba de la que tanto nos suele hablar Enrique. Curiosamente, la iglesia actual queda por encima y ya no sigue el eje este-oeste de la primitiva iglesia.

Como en otras ocasiones, Miguel nos ofrece sus productos apícolas y un aperitivo.
La cueva-bodega de María es muy grande y allí nos quedamos a comer unos cuantos. En la calle está empezando a llover y hace viento y frío. Nos acomodamos y sacamos las viandas que, como de costumbre, pasan de un lado a otro de la mesa para que todo el mundo lo pruebe. Después de comer, unos voluntarios suben al bar de Consuelo y nos bajan el café a la cueva. ¡Y qué bien sienta con los licores de Eduardo! Y ahora, a tocar los rabeles y a cantar.

La mayor parte del grupo se queda a comer en la cueva que amablemente nos cede María.

Sacar los rabeles y ponernos a cantar es todo uno.
Más de uno se sonroja al cantar las rabeladas picantes....
Al salir de la cueva llueve con fuerza y el viento arrecia. Hoy no iremos a la ermita de San Blas. El frío es intenso y no nos quedan fuerzas. ¡Otra vez será!

¡Hasta pronto! Nos veremos el sábado 28 de abril para recordar el antiguo camino entre Canredondo y Oter. ¡No te la pierdas!

Muchas gracias a Eduardo, Enrique y Gaspar por las fotos. Nuestro mayor agradecimiento a los vecinos y vecinas de Solanillos (Felicitas, Gregoria, Mari Cruz) y de Gargolillos (María, Consuelo), y a todas las personas que hacen posible estas jornadas de patrimonio: José Luis; Marco, Eva y Chelís por parte del ayuntamiento de Cifuentes, Luisa por parte de la Oficina de Turismo, Alejandro, Enrique, Fernando y Raúl por las explicaciones. Agradecimientos también al Ayuntamiento de Solanillos y en especial a Pilar, que nos contó muchas cosas del pueblo, nos ayudó a localizar a gente mayor para que nos contasen más cosas, y se encargó de que nos abrieran el ayuntamiento y las iglesias. También a Miguel, por la miel, el vino y las viandas, y a Luisfer y Pilar Villaverde en el intento de contactar con familiares y amigos de Solanillos. También a Natalia y a Irina, que nos acompañaron en las dos salidas de preparación de la jornada, a toda la gente que se nos haya olvidado nombrar, y a todos los participantes que hacen de cada jornada una experiencia enriquecedora y única, con su interés y motivación.

jueves, 8 de marzo de 2018

De Solanillos del Extremo a Gárgoles de Arriba

El próximo sábado 24 de marzo tendrá lugar la segunda Jornada de Patrimonio prevista para este año 2018 por el Ayuntamiento de Cifuentes, recorriendo una de las variantes del antiguo camino de Solanillos del Extremo a Gárgoles de Arriba. Se trata de una ruta por las estribaciones de la Alcarria y que discurre por la cuenca fluvial del río Cifuentes, afluente del Tajo.



Esquema del recorrido de Solanillos a Gárgoles de Arriba en el mapa del IGN de hace un siglo.




Esta segunda jornada comenzará en la Plaza Mayor de Solanillos del Extremo a las 9:30 con una visita guiada por el pueblo. Antes, a las 9:00, está prevista la salida de la Plaza Mayor de Cifuentes para aquellos que quieran compartir vehículo. A las 10:00 será la salida andando desde la plaza de Solanillos hacia Gárgoles de Arriba. La llegada será sobre las 14:00, visitando antes y después de comer algunos lugares de interés en Gárgoles. Una empresa de apicultores locales invitará a una degustación de sus productos, y a continuación los participantes que lo deseen podrán comer con lo que hayan traído en una bodega local (cueva excavada en las tobas calcáreas) o en el bar de Consuelo, que ofrece bebidas y algo de picar, aunque ya nos ha dicho que no podrá ofrecer bocadillos ni comidas. De todas formas, tanto en Cifuentes como en Trillo hay restaurantes que ofrecen buen menú a buenos precios.





Perfil del recorrido (escala vertical exagerada)

La distancia total del recorrido es de unos 6,5 km de dificultad baja, por un camino llano o con pendiente media en algún tramo, tanto de subida como de bajada. Sólo en un tramo de unos 400 m intentaremos recuperar el camino antiguo donde ya se ha borrado: "Al andar se hace camino". Una vez en Gárgoles, se transportará a los conductores de vuelta a Solanillos para recoger sus coches. Se recomienda llevar calzado adecuado, gorra y protección solar, así como agua y algún tentempié.




Cartel con el programa específico de esta segunda jornada de 2018.
Se trata de una actividad gratuita organizada por el Ayuntamiento de Cifuentes en colaboración con las vecinas y vecinos de Solanillos del Extremo y de Gárgoles de Arriba. No hace falta reservar. Para obtener más información se recomienda llamar al teléfono 949810833 en horario de apertura de la Oficina de Turismo de Cifuentes: sábados de 11:00 a 14:00 y de 17:00 a 20, y domingos y festivos de 11:00 a 14:00. También puede escribir al correo electrónico: turismo@cifuentes.es



Documentación disponible:
- Folleto (díptico) con el programa de la actividad y mapa del recorrido (PDF de 740 Kb).

- Cartel para imprimir, con el programa general de jornadas de patrimonio para 2018, en formato PDF (290 Kb) y en formato JPG (1 Mb).

- Cartel para imprimir, con el programa específico de esta jornada de Solanillos a Gárgoles de Arriba, en formato PDF (0,4 Mb) y en formato JPG (1 Mb).

- Archivo KMZ del recorrido (para ver con GoogleEarth, GoogleMaps u otros geolocalizadores).

viernes, 2 de marzo de 2018

Crónica de la jornada por el camino de Masegoso por Moranchel a Cifuentes



Luisa inaugura la jornada, mientras algunos terminan de desayunar.
Hoy sábado 24 de febrero, día frío como ya se anunciaba, vamos concentrándonos en la plaza de Masegoso de Tajuña para comenzar la primera jornada de patrimonio prevista para este año. Poco a poco va llegando la gente y, atraídos por un agradable olor, nos vamos acercando hacia la puerta del Museo del Pastor y del Labrador. Allí, unos vecinos de Masegoso nos están preparando un rico chocolate acompañado de bizcochos y madalenas que nos ayudan a entrar en calor. ¡Qué rico todo! ¡Muchas gracias!

La cocina del Museo del Pastor y del Labrador
La mula del museo atrae a los visitantes y nos recuerda lo importante que fue en la vida rural.
Enrique y Luisa presentan el programa de la nueva serie de jornadas para estos años e invitan a los participantes a ir entrando al museo acompañados de Pilar Villalba para una breve visita guiada recorriendo sus tres salas. Somos muchos y el tiempo apremia, así que habrá que volver a visitarlo más detenidamente en otro momento.

Caminamos de nuevo hacia la plaza por calles muy distintas a las de cualquier otro pueblo de la Alcarria. Subimos por una escalinata. La plaza se yergue elevada sobre una plataforma bordeada por las casas adosadas del pueblo, con trazado de calles paralelas y perpendiculares. En el nivel más elevado está la iglesia.


La reconstrucción del pueblo fue concebida con una idea imperialista durante la dictadura franquista. El trazado recuerda a una ciudad romana, con su templo en la parte más alta, el foro dominando la urbe, y las calles formando una retícula ortogonal. Durante la última Guerra Civil, el pueblo quedó destruido y, acabada la contienda, la Dirección General de Regiones Devastadas y Reparaciones terminó de derribar la mayor parte de lo que quedaba y se construyó un pueblo nuevo con el trazado actual.


Son ya casi las diez. Nos dan los últimos detalles de logística y nos ponemos en marcha. Salimos del pueblo por la Cañada Real Soriana Oriental. Bernabé y Pilar nos hablan sobre las dimensiones que ésta debería tener y que no siempre se respetaban.
Salimos de Masegoso de Tajuña por la Cañada Real Soriana Oriental.
Pasamos por debajo de la carretera. Pilar y Enrique nos hablan de la voladura del antiguo puente durante la guerra y dónde estuvo situado el frente.
Junto al puente, Pilar y Enrique nos cuentan lo que pasó aquí en la guerra.

Seguimos camino hasta el Corral del Puente, también conocido como el Corral del Tio Pantaleón. Junto a él hay dos grandes paneles, uno con un mapa en el que se refleja la Cañada Real Soriana Oriental, y donde unos vecinos han corregido el nombre del río, ya que habían puesto Jarama (¡!). En el otro panel se habla sobre la construcción del corral. Pilar Villalba, la nieta de Pantaleón, nos cuenta con emoción cómo y porqué construyó el corral su abuelo con material reciclado en su parte baja y adobe en su mayor parte. El corral incluye el llamado sereno, para guardar el ganado al aire libre cuando el tiempo era bueno, otra zona a cubierto para resguardarlo de las inclemencias del tiempo, y en su parte alta la cámara para secar el grano. Junto al corral estaba la era donde se trillaba.


Luisa nos invita a ver el paisaje y nos muestra dos fotos aéreas. En la más antigua se ven muchas parcelas alargadas, que en Masegoso llaman “Las Largas” y en otros lugares se llaman “Longueras”. Estas formas son el resultado de los sucesivos repartos de la tierra en épocas anteriores. En otra fotografía actual nos muestra el paisaje resultante de la concentración parcelaria, que es utilizada para evitar la sucesiva subdivisión del terreno, y que en nada recuerda a la anterior. La actual tendencia a las grandes parcelas con monocultivos reduce la diversidad de hábitats y paisajes.
Enrique nos contó el origen de los sedimentos fluviales.
El camino es cómodo y no hay barro. La ausencia de lluvias de la última semana lo ha dejado estupendo para caminar. Enrique nos habla de los sedimentos fluviales que se aprecian muy bien en el corte del camino. Pilar nos cuenta que en Masegoso este lugar es conocido como Los Arenales, donde antiguamente sacaban un poco de arena cada vez que iban a fregar los cacharros. Frotándolos con la arena se conseguía una mejor abrasión para quitar lo pegado y dejar perolas y sartenes bien limpias.

El cielo sigue despejado y el aire es bastante frío, pero caminando entramos en calor. El campo tiene color de invierno, tierras ocres y marrones, árboles grisáceos. Cada estación tiene sus colores y su belleza.


Por el camino seguimos viendo restos de la guerra. A nuestra derecha hemos dejado el Cerro de la Tía Emilia, en el que quedan los restos de un fortín que alojó un cañón antitanque y que después de la guerra fue utilizado como vivienda por la Tía Emilia y su familia. Un poco más adelante vemos un nido de ametralladora que barría la vega y que fue volado tras la guerra.

Moranchel tiene una panadería muy especial...
Una pequeña subida y ya vemos Moranchel, chiquitito y coqueto, a quien no destruyó la guerra pero si sufrió muchos destrozos por los bombardeos. Vimos impactos de metralla en alguna de sus casas y nos cuentan que hace unos cuatro años se encontró un obús entre las ruinas de una vivienda.
Recorriendo sus calles, vamos disfrutando de los trampantojos que ha pintado Asun Vicente, una artista de Moranchel, y con ellos recordamos la vida de antes en los pueblos. Cuerno para tocar a dula, poyo, arbollón, tirachinas, porrón, botillo, horno comunal. Son objetos ya casi olvidados y que, al dejar de usarse, se pierden también las palabras que los designan.

Uno de los huecos por impacto de metralla en la pared todavía conserva un fragmento.
Enfilamos por la Avenida de Cifuentes, cuyo nombre recuerda al que fue en su día camino principalentre Moranchel y Cifuentes, aunque hoy apenas se transita. Vemos otro trampantojo de Asun. Se va estropeando por la acción del sol, la lluvia y el viento, pero especialmente por su orientación, que hace que le dé mucho sol, especialmente en verano. Pero Asun no quiere restaurarlo, pues dice que sus pinturas son como la vida misma: nacen, envejecen y mueren.


La Alcarria muestra un paisaje peculiar en esta zona.
El sol nos acompaña y se agradece. Cuando llegamos al alto, Enrique nos habla de la formación del paisaje actual y nos señala la divisoria de aguas entre las cuencas fluviales del Tajuña y la del Tajo.
Avanzamos, retrocedemos brevemente, charlamos con antiguos amigos y con otros que acabamos de conocer. La marcha se hace amena. Pronto llegamos a Cifuentes. Allí Luisa nos muestra la casa que llaman “de la sinagoga” y nos habla del barrio judío. Camino de la Iglesia del Cristo Salvador, un extraño nombre de calle nos sorprende y nos cuentan dos historias sobre su origen.

La calle Empedrada, con el castillo al fondo.
Por último, Luisa nos explica cada figura del Pórtico de Santiago de la Iglesia de El Salvador, una de las joyas del románico de Guadalajara.
El Pórtico de Santiago, típicamente románico.

La jornada termina en Santo Domingo, hoy centro cultural y oficina de turismo, pero que en su día fue convento dominico dedicado a San Blas. ¡Precioso claustro! ¡Y sorpresa! Ahí está Ángel Luis, que nos ofrece un aperitivo de queso y miel. ¡Riquísimo todo! ¡Muchas gracias!


Algunos se despiden. José Luis, Marco y algún voluntario más transportan a los conductores a Masegoso para que recojan sus coches y otros nos quedamos. Da el sol y es agradable. Sacamos mesas y sillas y nos acomodamos para comer con nuestras viandas.
Cantando las coplas mientras los rabelistas acompañan.
Al final, la música y las coplas. Pilar Villaverde esta vez ya las traía hechas porque desde hace años conoce el camino de sobra. Puedes ver sus coplas en este enlace. Esta vez no cantamos al son del rabel, sino de los rabeles, pues ya son varias las personas que se están animando a aprender, practicar y tañer en los eventos. Esta vez eran cuatro, y varias cantoras entonaron las coplas de Pilar y muchas otras canciones tradicionales. Empieza a hacer frío. Con la música hemos olvidado que el sol se va poniendo.

Nos da pena que se termine. Nos veremos en la próxima jornada, el 24 de marzo que iremos de Solanillos a Gárgoles de Arriba. ¡Os esperamos!

¡Muchas gracias a Eduardo, Enrique y Maripaz por las fotos!
Tienes más información disponible en la entrada de este blog con la convocatoria de la jornada.